zml 00 0009

Unos artículos del libro “Búsqueda del Dios desconocido” a propósito de María.
El libro "Busqueda del Dios desconocido" representa las "notas" de Zúndel para un curso de religión dado en 1932-33 y fue publicado en 1946, a pesar de mucha reticencias del autor. Aquí presentamos unos extractos de ese libro, respecto de la Santísima Virgen.

 

453. — ¿Qué significa el nacimiento virginal de Jesús? ¿Por qué nació Jesús de una virgen?

* Para idicar por este ejemplo único que él inaugura una nueva humanidad. Él es el hombre, el hombre universal, no solo un hombre. Él contiene en sí todo el género humano. Él es la unidad espiritual de todas las generaciones, no emerge como un eslabón. Él es el segundo Adán.

« ¿No saben que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?” (Luc, 2, 49).

El Niño Jesús comprendió perfectamente que su Padre es Dios, que debe dedicarse a las cosas de su Padre.

454. — La Virgen debe ser preparada a esa misión y colaborar en ella: debe dar a Jesús a la humanidad. Ese hijo no es suyo, es de Dios y de la humanidad. Su maternidad debe ser un don a toda la humanidad. Ella fue asociada espiritual y libremente a la obra de la Redención por el consentimiento dado a Dios el día de la Anunciación. Su maternidad es una especie de sacramento. Por una fecundidad totalmente interior y universal en la intención, ella es madre del Salvador del mundo. Ella es la segunda Eva: la mujer rescatada del pecado, sin contraerlo, para colaborar al rescate de todos, cubriendo de honor a todas las madres, pues representa la realización perfecta de las exigencias espirituales de la maternidad humana.

La madre humana da el cuerpo a su hijo, pero está encargada sobre todo de elevar su espíritu, el alma, y de formar a Dios en él.

La maternidad exige la más alta vida espiritual, porque debe desarrollar la vida divina del hijo. La madre tiene que ser santa, pura y virgen en su corazón, si no, no podrá ser madre según el espíritu.

455. — La Santísima Virgen realiza de manera ideal la maternidad, siendo a la vez perfectamente madre y virgen. Como Jesús realiza de manera perfecta el Reino de Dios en su humanidad, por no tener yo humano, restableciendo por esa especie de exceso Redentor el equilibrio roto por el desbordamiento del yo, la Virgen María, por su maternidad enteramente spiritual, levanta a la mujer de la servidumbre a que la habían sometido el egoísmo del hombre y su propia debilidad, mostrándole en su dignidad de madre una misión divina destinada a dar nuevos hijos a Dios.

456. — La mujer será madre ante todo por el espíritu: He aquí la esclava del Señor. Y después de ella, por adhesión total a Cristo, toda madre será virgen, y toda virgen, madre.

Habrá sin duda niveles diferentes:

Del mismo modo que ningún ser humano será Hijo de Dios en el mismo sentido que Jesús, ninguna mujer será Madre de Dios en el sentido único de María.

Es suficiente belleza tenerlos por Modelos, con el privilegio de imitarlos y su ayuda para lograrlo.

457. — El Evangelio habla de los “hermanos de Jesús”. ¿Tuvo María otros hijos?

* No, dice la Tradición católica.

Volvamos a leer los pasajes donde se habla de los hermanos de Jesús:

“¿No es el carpintero, el Hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Sus hermanas no están aquí en medio de nosotros?” (Mc, VI,3).

Y más adelante, hablando de Jesús crucificado, san Marcos (xv, 40) nos dice: “Estaban también unas mujeres que miraban de lejos, entre las cuales María Magdalena, María, madre de Santiago el menor y de José, y Salomé...”

Se puede pensar que los mencionados aquí son los mismos de que se habla arriba, y que María su madre no es la madre de Jesús. Si no, acabando de hablar de Jesús, y en tal circunstancia, el Evangelista habría evidentemente dicho: “Su madre”, y no: La madre de Santiago y José.

Por otra parte, en arameo no hay una palabra especial para designar los primos. La palabra “hermanos”, que podría significar “parientes” es pues naturalmente utilizada en el Evangelio. Debió pasar del arameo al griego – tanto más fácilmente porque se había convertido en apelación estereotipada de ciertos miembros de la primera comunidad cristiana como Santiago y Simón, obispos de Jerusalén, oficialmente designados como los “hermanos del Señor”.

458. — El Evangelio nos muestra también:

1) el Niño Jesús solo con su padre y su madre, yendo al Templo a los 12 años;

2) Nuestro Señor crucificado confía a san Juan a su madre que va a quedar sola.

El que acepta la divinidad de Jesús no tiene dificultad en aceptar para Él un nacimiento excepcional.

Aquél para quien Jesús es un hombre como los demás no se plantea el problema, evidentemente.

A los ojos de la fe, todo toma un aspecto de don y se afirma por doquiera la primacía del Espíritu y el exceso del Amor.

Si el Hijo de María es el Salvador del Mundo, es porque Él es el Verbo hecho carne y fue concebido del Espíritu Santo.

María fue su Madre sólo para darlo como la Mujer Pobre (de sí misma).

Ajouter un Commentaire

Les commentaires sont modérés avant publication. Les contributions doivent porter sur le sujet traité, respecter les lois et règlements en vigueurs, et permettre un échange constructif et courtois. A cause des robots qui inondent de commentaires publicitaires, nous devons imposer la saisie d'un code de sécurité.

Code de sécurité
Rafraîchir