Retiro de Mauricio Zúndel del 30 de junio al 3 de julio de 1939 en Val Saint-François, Les Allinges, Thonon

La virgen María y la mujer

Nos acusan de haber desviado los privilegios de Jesús en favor de la Virgen. ¿Cómo situar el culto de la Virgen en la Iglesia? ¿Qué significa? ¿Qué criterio espiritual se le puede aplicar? Si el espíritu puede estar satisfecho, se justifica plenamente, es el método más realista y más concreto.

Hay muchas maneras de considerar el problema. Para entender algo hay que concebirlo, es decir, vivir, dejar entrar la luz en sí mismo. Sólo cuando alberga­mos una idea en el alma entramos en el camino de la inteligencia. La verdad debe ser concebida como un hijo: sólo podemos acogerla si es fruto del amor.

La Virgen está tan orientada hacia Cristo que la concepción en su carne es fruto de su contemplación. Es la mujer-espíritu que engendra el espíritu.

Lo que el hombre ama en la mujer es el ser contemplativo que lo lleva a la verdad. Los hombres manejan ideas, es su oficio. Son generalmente capaces de mover conceptos, viven fácilmente en el plano universal, es eso inclusive lo que atrae a las mujeres, pero se deshumanizan en abstracciones. Sin la influencia femenina, el pensamiento del hombre se reseca.

Si Kant hubiera encontrado una mente femenina a su nivel, habría realizado la síntesis de su vida de manera más armoniosa, habría encontrado la verdad.

Lo mejor que una mujer puede dar al hombre es el reflejo vivo de su encuentro con Dios. Entonces siente el hombre que debe recogerse, desconfiar de las abstracciones mentales. Vería que en cada idea hay vida.

Para encontrar la verdad hay que amar. Entonces se alcanza la cumbre de la vida del espíritu.

Desde el renacimiento, la cultura europea se ha vuelto cultura nacional, exterior a la verdad. Todos saben leer, pero ¿qué leen? Basta ver los periódicos para comprender lo que puede comportar la capacidad de lectura. Está bien enseñarle a leer a la gente, pero también habría que defenderlos contra los riesgos que eso conlleva. Uno puede tener todos los diplomas universitarios sin ninguna moralidad, ni gusto por la verdad.

El papel de la mujer es llevar al hombre a la contemplación. Si la mujer lo supiera dejaría de ser su flaqueza para convertirse en su fuerza y su virilidad. Todo eso se cumple maravillosamente en la Virgen.

Hemos hecho a la mujer a imagen del hombre. Ya no tiene nada nuevo, comple­mentario, se vuelve competidora del hombre, en vez de ser su terminación.

El hombre no espera de la mujer ideas (construcciones lógicas) sino que le descubra la transparencia de su alma.

Descubriendo el misterio de la virginidad fecunda de la Virgen, José entendió el misterio de Dios.

El pudor es la interioridad del cuerpo manifestado en toda la actitud visible. Es un espíritu, no es cuestión de centímetros, de largo de una falda.

La coquetería es muy grave – no hablo de la coquetería del vestido sino del juego femenino que consiste en “atrapar al hombre”. Las mujeres juegan con los hombres sin imaginar lo que les puede suceder a ellas. Eso es grave. Pueden hacerlo sin quererlo, inocentemente, simplemente porque eso les gusta. Triste poder ése, que puede despistar una inteligencia viril….

Si son interiores, ustedes son intangibles. Si no lo son, no saben a qué consecuencias se exponen.

El nombre de Nuestra Señora encantó toda la Edad Media. En su culto a la Virgen incluyó el respeto de la mujer y por ende, el respeto de sí mismo… Por ser llena de gracia, la Virgen inspiraba la belleza.

La mujer cristiana será graciosa, casta sea e inteligente, madre de la Luz, es decir de infinito pudor. La gracia física y el brillo de la hermosura interior.

La belleza no se saca de frasquitos rosados, azules o negros… La belleza tiene carácter, virilidad…

Lectura de una página de Rodin:

Yo canto sólo para caballeros, decía la cantante romana. (1)

En arte, sólo es feo lo que carece de carácter, lo que no tiene alma o verdad, todo lo bajo. (2)

Si un artista, con intención de embellecer la naturaleza le añade verde, crea algo feo porque miente. (3)

Hay que defenderse contra la vejez, pero la juventud es otra cosa que resulta del espíritu; y jamás podrán robarte la belleza en el sentido pleno de la palabra.

Cada uno de nosotros debe transformar su cuerpo y embellecer su mente. La belleza sólo puede lograrse por dentro.

La belleza de la Virgen es toda espiritual, infinita, eterna, viril y contemplativa.

Notas

(1) “Soy como la cantante romana que respondía a los ululatos populares: Equitibus cano! Yo canto sólo para los caballeros, es decir para los conocedores” (Auguste Rodin, L’Art, entretiens réunis por Paul Gsell, Grasset, 1911)

(2) “En arte sólo es feo lo que carece de carácter, es decir, lo que no ofrece ninguna verdad exterior ni interior.” (Auguste Rodin, L’Art, entretiens réunis por Paul Gsell, Grasset, 1911)

(3) “Cuando un artista, con intención de embellecer la Naturaleza, añade verde a la primavera, rosado a la aurora, púrpura a labios jóvenes, crea fealdad porque miente.” (Auguste Rodin, L’Art, entretiens réunis por Paul Gsell, Grasset, 1911)

 

Ajouter un Commentaire

Les commentaires sont modérés avant publication. Les contributions doivent porter sur le sujet traité, respecter les lois et règlements en vigueurs, et permettre un échange constructif et courtois. A cause des robots qui inondent de commentaires publicitaires, nous devons imposer la saisie d'un code de sécurité.

Code de sécurité
Rafraîchir